¿Te gustaría mejorar las señales faciales de vejez? Una ritidectomía facial puede ser el procedimiento perfecto para ti, ya que el lifting facial extrae la grasa corporal de sobra para ayudar a reafirmar los músculos.


Por lo tanto, la ritidectomía facial mejora la flacidez de las mejillas y el cuello, provocada por la edad, el cambio de peso, etc. Es necesario hacer incisiones por delante y por detrás de las orejas para colocar en su lugar los músculos.


Al terminar la cirugía, se coloca un tubo bajo la piel para drenar la acumulación de sangre, así que el vendaje también es necesario para reducir moretones e inflamación.


También, para mejorar los tercios medio e inferior se realiza el Lifting Inferior, el cual, al despegar la piel de la mejilla y del cuello en su totalidad, devuelve a su sitio los músculos que han descendido con el paso del tiempo.


La ritidectomía facial deja como resultado una cicatriz que apenas se ve, puesto que se localiza en las regiones ambas caras de la oreja.


Generalmente, las intervenciones quirúrgicas en la cara no son dolorosas, pero sí visibles, por lo que es necesario tomar un tiempo de recuperación de entre 15 y 20 días. Reserva una cita con el Dr. José H. Campillo Ortíz, quien cuenta con más de 25 años de experiencia en el campo de la cirugía plástica.